“La inflación es lo peor que puede ocurrir por la inestabilidad y la inseguridad que genera”
El máximo responsable de la entidad financiera granadina confía en que las medidas que se están tomando corrijan el coste de la vida y resalta la solidez de los resultados de 2021 de la cooperativa y su posición en el mercado

Antonio León es un hombre de la casa. De Caja Rural Granada, cuyo funcionamiento conoce a la perfección desde hace años. En la entrevista mantenida con este periódico, saca pecho de los resultados conseguidos por la entidad en 2021, pese a la pandemia, y analiza cuestiones tan importantes para el bolsillo de los ciudadanos como la inflación o la coyuntura económica, pero también resalta el papel que desempeña la Universidad de Granada en el devenir de la provincia y en el hecho de que se materialicen “proyectos de enorme trascendencia dedicados, precisamente, a la investigación, a la ciencia y la tecnología” como es el impulso del acelerador de partículas en Escúzar.

La asamblea general de Caja Rural Granada aprobó, recientemente y por unanimidad, las cuentas de 2021. ¿Qué parámetros destacaría de las mismas?

El mejor parámetro, sin duda, es poder afirmar que Caja Rural Granada goza de una buena salud financiera. El trabajo bien hecho a lo largo de 2021 y la confianza de nuestros socios y clientes nos permitió cerrar un año difícil marcado por la pandemia con unas cifras que nos posibilitan continuar con nuestra política de cercanía, sostenibilidad y responsabilidad social. Finalizamos el ejercicio con 38,2 millones de euros de beneficios, tras haber destinado a provisiones por insolvencias, por segundo año consecutivo, más de 10 millones para prevenir escenarios adversos. Además, cerramos 2021, con un volumen de capital y reservas de 672 millones de euros, reforzando la ratio de solvencia hasta el 22,6%, muy por encima de la media del sector, con todas las garantías que ello conlleva. Los recursos gestionados ascendieron a 6.273 millones de euros, con un incremento respecto a 2020 del 12,7%, aumentando, por tanto, la cuota de mercado en depósitos hasta el 25,72% en Granada. La liquidez también registró un importante aumento representando sus depósitos sobre los créditos el 137%. Se trata de unos resultados que nos permiten consolidar la base de nuestro modelo de negocio.

Precisamente, la ratio de solvencia del 22,6% sitúa a la entidad que preside entre las que más confianza pueden ofrecer al cliente. ¿Se puede competir en un mercado financiero cada vez más reducido en número de firmas con los grandes del sector?

Cuanto más reducido es el número, más oportunidades va a tener una entidad como la nuestra. Considero que, cuando una entidad hace bien las cosas y, en nuestro caso, esta ratio de solvencia así lo demuestra, el mercado te respeta lo que se traduce en un incremento de socios y clientes. Solo en el año 2021 el número de socios de Caja Rural Granada ha aumentado en más de 1.600 alcanzando una cifra de 110.636 mientras que, los clientes vinculados a la Entidad financiera, superan ya los 413.000 repartidos en los distintos territorios donde estamos presentes. ¿Se puede competir? Ofreciendo un servicio de calidad y confianza, rotundamente sí.

Es destacable también que el índice de morosidad cayera el pasado año al 2,27%. ¿Esto se debe a un mayor control del crédito por parte de ustedes o a una ‘selección’ del cliente que pide el mismo?

Sin duda, la caída del índice de morosidad se debe a ambas cuestiones, pero, sobre todo, a ser muy ortodoxos a la hora de conceder un crédito. Siempre que nos encontramos ante una solicitud, analizamos en profundidad cada caso por el bien de la entidad pero, también, del propio cliente. Un préstamo mal dado nos puede llevar a una situación no deseable a las dos partes. Nuestro planteamiento es que, si el préstamo se concede tras realizar un estudio acorde, llegará a buen término, aunque, por supuesto, siempre hay un margen de situaciones sobrevenidas que pueden provocar que una operación bien planteada en origen derive en una situación compleja.

La cuota de mercado de depósitos en Granada es del 25,72%. ¿Han tocado techo en este capítulo?

Es una cifra importante, pero, sinceramente, no creemos haber tocado techo, todo lo contrario, vamos a hacer todo lo posible por seguir incrementando esta cantidad basándonos en los valores que nos diferencian respecto a otras entidades financieras: trato personalizado, cercanía, empatía, sostenibilidad y responsabilidad social. Todo ello, unido a seguir siendo estrictamente rigurosos en la gestión y hábiles para prestar aquellos servicios que los clientes necesitan en cada momento.

Caja Rural Granada va a destinar en este 2022 más de 34 millones de euros a incrementar reservas. ¿Temen una recta final de año complicada en su gestión financiera?

Dedicar 34 millones a reservas tras haber asignado un total de 12 millones a saneamientos incrementa la solvencia y nos permite estar preparados para afrontar los retos del presente y el futuro. Es cierto que la coyuntura económica que atraviesa España, Europa, es compleja. La inflación, la guerra de Rusia contra Ucrania, la crisis de los recursos energéticos, el incremento de precios de las materias primas, pueden afectar indudablemente a las ratios. Pese a todo, en este momento, no estamos ante un cambio que nos complique la gestión de cara a final de año.

Coyuntura económica

La economía granadina y la española transitan por un escenario que podría definirse como de ‘tormenta perfecta’, con una inflación desbocada, subida de tipos y de los precios de materias primas energéticas. ¿Cómo enjuicia este panorama en el corto y medio plazo?

La inflación es lo peor que puede ocurrir a una economía por la inestabilidad y la inseguridad que genera. La elevada inflación hace que las personas consuman menos; que la inversión se retraiga y con ello aumente el paro. Lo que esperamos a corto y medio plazo es que las medidas que se están tomando sean efectivas para controlar la inflación y más pronto que tarde se vuelva a una senda que permita recuperar el control.

El turismo ¿puede salvar a Granada de una debacle económica?

Sin duda, el turismo puede salvar a Granada de una debacle económica pero lo deseable, como es lógico, es no depender exclusivamente de un solo sector productivo. Lo deseable es que Granada tuviera un sólido sector industrial y que el resto de sectores fueran lo suficientemente representativos para no depender exclusivamente del turismo. En este sentido quiero destacar la importancia de otro sector muy representativo que representa la Universidad de Granada y que supone más del 6,12% del PIB de la provincia y genera puestos de trabajo. En estos momentos se están llevando a cabo proyectos de enorme trascendencia dedicados, precisamente, a la investigación, a la ciencia y la tecnología como es el impulso del acelerador de partículas en Escúzar o la petición para que Granada albergue la Agencia de Inteligencia Artificial. Se trata de proyectos que pueden tener una enorme repercusión y que, como no puede ser de otra manera, apoyamos desde la entidad. Entendemos que pueden ser el primer paso para avanzar hacia otro modelo productivo porque insisto, no se puede depender de uno solo.

La Obra Social de Caja Rural Granada cumple un cometido muy definido y de apoyo a múltiples proyectos. Dada la actual situación ¿debería apostar más en el ámbito humanitario y de ayuda social de emergencia en vez de en otros sectores?

En Caja Rural Granada tenemos un claro compromiso con proyectos que trabajan en la mejora de las condiciones de vida de personas con dificultades o en riesgo de exclusión social a través de nuestra Fundación. Colaboramos con multitud de organizaciones como Cruz Roja, Cáritas, Alfa, en distintos proyectos de calado, pero también apoyamos otro tipo de acciones formativas, culturales o deportivas. Cada año dedicamos un 10% de nuestros beneficios al Fondo de Educación y Promoción para hacer realidad todas estas iniciativas en muchos casos respondiendo a las distintas llamadas de la sociedad. Por ejemplo, tras el estallido de la guerra de Ucrania, destinamos 10.000 euros a Cruz Roja y Cáritas para apoyarles en su trabajo humanitario en el territorio, así como promovimos una recaudación de fondos tanto desde nuestras cajas con los clientes como entre nuestros propios trabajadores. A todo ello se suman otras iniciativas como la cesión de espacios para la celebración de eventos, en muchas ocasiones con fines solidarios, de forma gratuita en nuestro Auditorio, en la Sala de Exposiciones de Servicios Centrales o en la Sala Zaida. También tenemos un claro compromiso con la investigación, por ejemplo, con la convocatoria anual del Premio Ciencias de la Salud, dotado con 25.000 euros, que cada año reconoce a un estudio pionero que puede mejorar la salud y la calidad de vida de miles de personas. Creemos que todo suma y favorece la transformación del territorio que es nuestro objetivo.

El cambio climático que padecemos este verano nos invita, cuando menos, a una actuación decidida a todos los niveles. ¿Qué hace Caja Rural Granada al respecto?

Llevamos años impulsando medidas especialmente dedicadas al cuidado del medio ambiente tanto a nivel interno como externo. Fruto de ese compromiso, recientemente hemos presentado una nueva línea de productos sostenibles para apoyar a las familias, a las empresas, a tomar decisiones financieras que a su vez favorezcan la protección del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales. Entre otras opciones, ponemos a su disposición, el Préstamo eficiencia energética que ofrece financiación para acometer mejoras en el aislamiento de fachadas, cubiertas, paredes; la instalación de paneles solares o de nuevos sistemas de calefacción. Por otro lado, dentro de esta gama, resalta el Préstamo vehículos sostenibilidad dedicado a la adquisición de coches, motocicletas eléctricas e híbridos enchufables. En breve, también estará disponible la hipoteca verde, a lo que se suma una amplia gama de fondos de inversión sostenibles. La protección del medio ambiente siempre ha sido importante para Caja Rural Granada. De hecho, es algo que defendemos desde nuestras raíces. En un momento de incremento de las temperaturas, de deforestación a causa de los incendios y de escasez de recursos energéticos, consideramos que trabajar en esta línea es más importante que nunca.

Expansión

El hecho de que hayan abierto sucursal en Algeciras ¿supone un paso adelante para implantarse en alguna otra provincia andaluza?

En este momento estamos muy satisfechos con nuestro grado de implantación territorial. La provincia de Granada está perfectamente cubierta pero también estamos presentes en Almería, Málaga, Lorca (Murcia), Jerez y Algeciras (Cádiz) y Madrid. No se trata de abrir en todas las provincias. Nuestro proyecto se basa en abrir donde entendemos que podemos atender o prestar nuestro servicio y nos interese como empresa.

El sector primario granadino está castigado por los costes de explotación y por una infravaloración de productos en origen. ¿Qué hace Caja Rural Granada para ayudar a muchos de sus propios socios cooperativistas?

Estamos comprometidos con todos los sectores. Como entidad cooperativa de crédito muy arraigada al territorio, tratamos de diseñar productos asequibles y que ayuden a paliar la situación que atraviesan con independencia de su sector. Si mañana otro sector atravesara un problema se buscaría igualmente la fórmula. En este sentido, quiero destacar que contamos con un departamento especialmente dedicado a colaborar con los distintos colectivos profesionales alcanzando acuerdos para establecer condiciones preferentes a sus socios. Fruto de este trabajo y del Gabinete Técnico, nacen, precisamente, multitud de convenios con el sector primario. El pasado mes de mayo, por ejemplo, renovamos nuestra colaboración con Cooperativas Agroalimentarias que aglutina a más de 37.000 socios y genera más de 9.000 empleos directos y cerca de 45.000 indirectos. A través de nuestro Gabinete Técnico también colaboramos con jornadas de formación y modernización, por ejemplo, para avanzar en la digitalización del sector, tan imprescindible para ser competitivos en un entorno cada vez más virtual. Además, recientemente, hemos alcanzado acuerdos con distintas cooperativas para brindarles nuevas condiciones ventajosas y apoyarles para la recepción de la OPFH. Nuestra mano siempre está tendida.

¿Qué futuro económico tiene Granada y qué papel han de desempeñar en el mismo el sector financiero que usted representa?

El futuro económico que tenga Granada será el que seamos capaces de diseñar los granadinos: Los empresarios y la sociedad. Es un proyecto común que debe impulsar Granada a través de los agentes económicos y sociales. Y, en este aspecto, tengo plena confianza en que llegue a buen puerto. Respecto al papel que desempeña la Caja, decir que somos un agente más en este entramado económico y, como venimos realizando desde nuestros orígenes, vamos a seguir apoyando a los diferentes sectores para crezcan para entre todos tratar de asegurar el presente y el futuro económico de la provincia.

Compartir es demostrar interés!

69 comentarios sobre ““La inflación es lo peor que puede ocurrir por la inestabilidad y la inseguridad que genera”
El máximo responsable de la entidad financiera granadina confía en que las medidas que se están tomando corrijan el coste de la vida y resalta la solidez de los resultados de 2021 de la cooperativa y su posición en el mercado

Comentarios cerrados.